Archivo de etiquetas| letras

Último Viernes Agostero

Único y verdadero, que es el quinto
deste qué aún tenemos, estando real
Lamentable ha convivido con nosotros
sus moradores, y el trato ha sido súper pésimo
Tretas ha ido teniendo, como de costumbre
no nos ha sorprendido ni una pizca tan solo,
Imaginar, hemos imaginado tenerlo mucho mejor
pero, no ha sabido ser normal éste atascado agosto
Más qué menos, no ha hecho ni un pensamiento
en ser extenso en todo su imperio, ni se ha cortado
Objetivos llevaba y los ha desparramado de inmediato
el muy tunante, por decirlo así sin extender mucho
no sea, qué a última hora quiera parecer distinto…

Verdes los prados y montes,
están y las flores, con sus hojas
Imaginación les llega, para verse
hermosas en sus colores, verdes
con matices que las bordan…
Especiales son todas, las qué
nos rodean y aún más, aquéllas
qué nos encantan en particular,
Regalan esplendor y belleza
Nunca se agachan, siempre
Erguidas y esbeltas, las encuentras
Saben darte su estela mejor, para
hacerte un hueco en su corazón

Agradables sus aromas nos dan
Gratos momentos y esenciales,
Ostenta un lugar principal en su era
al ser indiscutiblemente la primera,
eS un placer poder disfrutarlas
Tanto y más, qué son principales
Entre tantas variedades hay colores
qué impregnan de sueños miles,
Rosas cómo esta de hoy, viernes
el último qué da éste finDe semana
Orgulloso de ser y estar caminando
al lado de cada paseante jovial
en todos los sentidos y lugares,
reverdece aún más convirtiéndose
en una musa sin igual, de pétalos
delicadeza, llena de pureza
mostrándose tal cuál se la ve,
a la vez, es la reina del lugar
suavidad en su interior plasma…

Palencia, a sábado 30 agosto 2019.
Acróstico de los días n.74/2M19.
© Mía Pemán

Fecha: 31 agosto, 2019 Autor/a: Mia Pemán

Publicada en Guarida Letras el: 31 agosto, 2019 por: Mia Pemán

Anuncios

Nuestro Sendero, Son los Píes

¿Cuál es lo más difícil?,
si los pies son esas delicadezas llevan
más… sírvennos para caminar,
despacio o deprisa
sin detener nuestro pisar
pisando nuestro sendero,
ese que el amor… a veces
abandona a un ser querido
en medio de la ensenada…

Es el medio que no ceja
ese que nos obliga
el que nos aleja
del cariño inmediato.

Estamos abogados al abandono
sin quererlo,
vemos irse nuestro amor
cuando se va sin más,
no por que quisiera…
si no, por echarle de nuestro lado…

Palencia, sábado 25 enero 2014.
Vuela Pluma 2M14.
©Mía Pemán

Fecha: 29 agosto, 2019 Autor/a: Mia Pemán

Publicada en Guarida Letras el: 29 agosto, 2019 por: Mia Pemán

Realidad Palpable… no Ficción

Mirando al pasado y quizás,
aun rescatando un presente
qué está ahí en momentos,
dejando entrever que sigue
siendo una parte importante,
destino de ese ayer incompleto.

El mar, conocía desde su niñez
más no sabía lo traidor que era,
y casi engulló su triste figura
cuando menos lo esperaba, cayó
no veía apenas por dónde caminaba
y sin saber cómo ni porqué
al interior animaron a seguir
yendo en compañía de la envidia,
mientras avanzaban… un empujón
ayudó a caer y una ola, la tumbó.

En auxilio la fueron a buscar y…
ayudaron a llegar hasta la arena,
qué sin aliento estaba…
cuándo la reanimación surgió
volviendo a respirar normal,
cuenta le dio de una persona
qué a su lado estaba, un familiar
medio allegado, y la preocupación
salió a medias mientras alaridos,
fue escuchando y el griterío
desbordóse, de momentos amargos.

Una descomunal bronca aturdió
esa descompostura juvenil,
dejando constancia de un salto
qué la vida anormal, propinó la
bofetada dada, sin ton ni son.

Realidad palpable… no ficción,
se propaso con acentos y comas
dejando indicado, los movimientos
no accesibles nunca más.

Arena fina, para jugar y sentarse
no llegarse ni a la orilla pasear,
ni rozar las olas al caminar sino
se iba en compañía vigilada, las
cascarejas solas se quedaron
y los caracolillos tristes estaban.

Fue un primer verano en el Mediterráneo,
cuándo al Cantábrico nunca ocurrió
nada parecido ni tan siquiera pensado.

Su arena te tragaba y mordía
en esas playas de aguas frías,
qué salía el sol por la mañana
y al llegar la lluvia premeditada,
todos a recogerse para no mojarse
toallas y cubos se guardaban,
era cómo decir… no puedes estar
sin el permiso concedido del día.

Años después, pasaba lo mismo
y era pensar… las toallas corren
se retiran, hasta poder volver
las lagartijas se esconden y luego
más tarde, vuelven a estirarse
al Sol, para tostar sus fríos cuerpos.

Mojabanse las patitas y a la toalla
dándose la vuelta para cogerse
mejores tajadas, sin darse cuenta.

El Cantábrico daba esa estampa
siempre en las playas, las gentes
veías tumbarse al mejor calor.

El Mediterráneo, es diferente
no llueve ni has de salir corriendo,
más tranquilo si cabe… pero
existen gentes, qué las envidias
azotan y a empujones tiran,
lo que, nunca pasó al Cantábrico.

Pasando fueron los años sin más,
y los recuerdos de nuevo regresaron
no quedándose para siempre,
dentro de un orden aún están
presentes en la memoria infantil
qué la juventud trajo pasajes, de
una niñez y que la madurez vivió.

Palencia, viernes 23 agosto 2019.
Vuela Pluma n.26/2M19.
© Mía Pemán

Fecha: 27 agosto, 2019 Autor/a: Mia Pemán

Publicada en Guarida Letras el: 27 agosto, 2019 por: Mia Pemán

Ese Alma Viajera y las Dos manillas Aladas

Esa incógnita boca abajo
¿sabes, por qué está agachada…
se le perdió el semblante?,
y sintió un vértigo
por eso mismo,
para no tambalearse
la ves en sentido contrario.

Dos manillas aladas
al lado se le han puesto,
para que no se le caiga
ese alma viajera
que tiene arrinconada.

Su mitad perdió en el camino
cuando se dio la vuelta,
no sabía que se había marchado.

Ahora, con sus acomodos
búscala incansablemente,
pero… no se ha dado cuenta
que puede sentirse segura,
puestos a pensar un poco
sus alas blancas
se igualan a ella, por nada más
entre la negrura del ambiente
y su secreto paseo,
saldrá de dudas
puntuándose al mismo tiempo.

Quizás no se atrevan
ni a saludarse, tan siquiera
mientras de fiesta salen
en tanto que regresen,
la media vuelta
se darán.
para verse de frente
como antaño lo hicieron.

Cuando se sienten
hablando despacio,
dirán atónitas…
¡anda, mírala
si no es incógnita!,
que se comió ella sola
atragantó su sentido,
pero al voltearse
quiso pasar desapercibida,
encogiéndose sin más
solo ahora se le ve la cara,
coma que come una coma
corría por no saltarse la comba.

Palencia, miércoles 30 octubre 2013
Vuela Pluma 2M13.
©Mía Pemán

Fecha: 22 agosto, 2019 Autor/a: Mia Pemán

Publicada en Guarida Letras el: 22 agosto, 2019 por: Mia Pemán

Destellos de un Mañana

Los momentos sin aliento, qué te deja la vida,
van descubriendo qué no es tan exacto el sentir
y las tardanzas se alteran más de la cuenta.

Son quizás, destellos de un mañana imprevisto,
acercando latidos qué mueven montañas
entre inesperados instintos sacados de voltaje.

Respirando aires de nuevo orden, sin estar cerca
saltan cómo jilgueros de un campo a través,
mirando de aquí para allá sin saber con certeza
qué los encuentros se pueden perder un día normal.

Altos vuelos qué se acercaron un día indefinido,
más de una vez salen a trancos y tan deprisa
qué los trasiegos se pierden entre los trigales.

Saltaron las chispas y la electricidad se desbordó
tanto y tanto, qué perdió su rumbo fijo
sin volverlo a recuperar, de momento.

Medidas que se desplazan desde el allá para el acá
aún sin saber la razón exacta ni la puntual,
rompen esquemas qué a veces supieron poner límites
mirando de hallar las porciones determinadas,
no dando quehacer a un espacio indeterminado.

Anden ligeros y de poco equipaje para un corto viaje
mientras los pasos salen detrás de sus propias pisadas,
queriendo enlazar sentimientos qué puedan estar de más…
sin saber la concurrencia qué derivará en un todo individual.

Finales qué duelen, entreteniendo mensajes imprevistos
desenlaces destruyen amistades de largo alcance
y el resquemor ahoga los sentidos imperfectos.

Palencia, sábado 17 agosto 2019.
Vuela Pluma n.24/2M19.
©Mía Pemán

Fecha: 21 agosto, 2019 Autor/a: Mia Pemán

Publicada en Guarida Letras el: 21 agosto, 2019 por: Mia Pemán

Es Hora, de Vivir en la Zona Azul

Sencillamente… dejarán verse en un espacio contiguo a la paz
dando paso a un estado sin igual, dónde se recuperarán del estado
simplificando sus tensiones y reflejos, a una mínima parte de su ser…

Entramos a formar parte de ese todo magnífico qué es la noche,
donde los pensamientos dejarán de ser libres y volarán a poder
pasar y descansar, para aprovechar el tiempo qué perdieron,

Hacía un mundo imaginario llegaremos y podremos observar qué,
las estancias se simplifican y dejan de verse a colores diversos,
para pasar a vivir otra época que lindará con las horas del día siguiente
más los decibelios se personarán entre las mieles de ocaso singular.

Es ya la hora de sentir lo que se te negó en el día, para vivir de otra
forma, esos sentimientos ocultos que quedaron inmersos en un bypass
trasladándose a una esfera mucho más amplia y segura.

Será ocasión de conocer ese formato qué se plasma,
llenando de calidez el entorno más inmediato que se verá
tan especial y relajado, qué surgirán nuevos estrenos a ser…
divisados desde lo más cercano a lo más lejano…

La estancia ya será dentro de la gran diversidad, y las emociones
fijarán su vez, para llegar y ser encontradas cómo si de un placer
tratarase de ser esa fruta madura qué al principio era un perfume
de rasgos aterciopelados y se tornó un rico y especial manjar,
al convertirse en esa estela qué se deja ver cada día en la noche
cuando sale a pasear con su gran amor, el Sol Naciente…

Y los minutos con los segundos y las horas, ya se vistieron de osadía,
al salir al encuentro ese manto desarrugado, negro y estrellado qué es…
la noche perfecta, la que se fija y por horas interminables se queda…
refilándose cómo si de ella fuese toda la eternidad… es descarada
y… no sabe darse el placer de salir corriendo y esconderse, para
qué no la atrapen… vagando en solitario, hasta encontrarse jugando
al inglés escondite, ese qué se percata de todo y de nada a la vez…

Palencia, a sábado 03 agosto 2019.
Poema n.63/2M19.
©Mía Pemán

Fecha: 6 agosto, 2019 Autor/a: Mia Pemán

Publicada en Guarida Letras el: 6 agosto, 2019 por: Mia Pemán

Martes en Julio

Séptimo cielo en ascensión y soñando
Entidad simplificada austral,
Menciones singulares reciclan
Temas sensibles antiguos,
Realmente increíbles e inconclusos
Aceleran simpatías de altos niveles.

Notas de sentimientos avalan
Entremeses de incógnito, salen

Jugándose el todo por la nada
Implicando de lleno lo especial,
Oyendo previa espera esencial
Libres cómo segmentos intactos,
Unificando todos sus sueños
hasta el máximo exponente

Dejan entre líneas a esconderse
esos pensamientos holgados
desean reforzar de medio tono,
cuando sin el regreso se implican
tanto y más qué incluso antes,
de saber llevarse tan despacio
cómo quieren y desean saberse.

Vuelos tan delicados qué asombran,
se dicen cosas al semblante
y no parecen darse cuenta, qué
hablan y hablan sus alas al volar
tan rápido o tan despacio, qué ni se dan
cuenta de sus paseos aleteados
dejándose admirar entre los aromas,
qué van sus miradas dándose de sí
y no ven más allá porqué se distraen
en pos de una rosa roja y una burbuja,
transparentando su existir especial al…
darse de sí, más de lo normal y se miran
y se ven, y se dejan sentir cómo el halo
que les arrima tan sutilmente… es la Vida,
es la existencia es la capacidad de vivir…

Palencia, martes 30 julio 2019.
Vuela Pluma n.12 y Acróstico Distorsionado de los Días n.62/2M19
© Mía Pemán

Fecha: 30 julio, 2019 Autor/a: Mia Pemán

Publicada en Guarida Letras el: 30 julio, 2019 por: Mia Pemán