Se diría tendría que ser un mes de la Suerte, y ha sido en muchísimos aspectos, malo de Atar.

Llevaba un número mágico, pero debió torcersele algún hilacho del final, cuando terminaron de coserle sus treinta días, y no se dieron cuenta qué
deshiló todo su contenido, al quedar paticorto sin remedio de rematarle las costuras desvencejadas…

Eso fue el principio de un fin sin final.

Nos deja unos resquicios de malestares qué para recuperarnos, vamos a tener que ir casi a gatas, y demonios no era ni tan necesario, ni tan primordial una avería tan descalibrada como la que ha propiciado sin venir a cuento.

Ya qué , a quienes tenía que haberles arreado de verdad, como siempre, se los ha saltado y dejado, como si no fueran culpables de nada , y ni tan calvos ni tan atrozes, siempre tenemos que pagar justos por inconscientes grandes pecadores.

Así pues, se despide hoy *el Noveno, Septiembre… dejándonos lágrimas y desgarros de gran Calibre, en nuestras historias resquebrajadas para la eternidad, porque la recuperación va, a ser lenta y tortuosa.

De campeonato en todos los sentidos de la vida .

Signos más que evidentes, para pequeños, para mendruguines, para jóvenes, para mayores… y en realidad para una Enormidad de personas que están sufriendo la gran y extensa pérdida de sus hogares, vidas de ensueño y sufrimiento, de años trabajados, llevados de cuajo por una tiritona descontrolada, nacida desde lo más adentro de este mundo terrestre, que es nuestra mayor y gran casa .

Las fuerzas brutas de su interior se han cansado de tanta lucha descontrolada, por gentes que la gobiernan, que sólo tienen perjuicios ante perder ganancias por todos lados, y en sus luchas descontroladas de intereses a llenar sus arcas personales, que NO la de sus moradores de a pie, entre las venganzas iniciadas, las luchas sin un final exacto, por hacerse con los valores
Terrenales que en infinidad de países existen en sus subsuelos, queriendo las mejores e increíbles tajadas, han ido dañando a su santo antojo y mala conciencia, las entrañas de este planeta tierra, que es de todos y no, de los que imitan ser cuidadores de todo lo que se les pone a mano y encima, resquebrajan todo lo que tocan tan descaradamente…

Una lucha de tierras internas, a las cuáles, la única solución que les queda, es ^crujir sus entrañas y enseñar todo el mal que les han ido haciendo con tantas barbaries juntas…^, por eso mismo explotan y sacan su rabiar contenido, a que veamos lo que pueden hacer…

Pero, nuestra madre Naturaleza, está herida de muerte Natural, y es hacer ver… qué no es justo ni necesario, emplear tanta maldad para llenarse los bolsillos entre *cuatro u ocho aprovechados, que todo lo quieren para ellos solos, sin ver más allá de sus naipes…*.

La tierra dormida se despertó dolorida y quejosa en la Isla de La Palma, que es una parte de nuestras Islas Canarias, rompiéndose el alma y sacando a flote todo lo malo que le han ido provocando a su alrededor, durante décadas y milenios… es una forma de enseñar a todo el mundo, de lo que es capaz de hacer para… pedirnos Auxilio, y tampoco de esa manera quiénes están arriba del todo saben entender, que un aviso ha llegado para que las luchas desleales dejen de existir.

Pero, eso de escuchar a los humanos que en lo alto están, les da exactamente igual.

Ahí no ven nada, siguen siendo ciegos y sordos como tapias entre cementos malhumorados, no quieren entender que la vida misma, No está advirtiendo, sino… pidiendo Paso Firme, para seguir viviendo su existencia, sin trampas ni muecas disfrazadas ni caretas, escondiendo realidades que están envueltas en papel celofán, celosamente para regalos mal qué envenenados están internamente.

Cumbre Vieja, se cansó y salió a flote, no pudiendo esperar ya más tiempo, y ya sin remedio ha ido despeñándose en su desplazo a borbotones, llevándose todo por delante… sin ningún remedio, y descontrolando a su paso todo lo que ha ido encontrando.

Menos mal, que vidas humanas y algunas animales domésticos no les ha dañado.

Sin embargo, todos los animales que encontraba en su descenso hacia desembocar en el mar, los pobres, no lo han podido contar, y deben ser una Enormidad…

© Mia Pemán – 2M21