En un patio interior palentino, parece ser, no tienen consideración y no es la primera vez que pasa, dos macetas con sus plantas y la tierra, salen volando desde los bordes de las ventanas, que ni protección tienen y a la terraza pequeña se lanzan… incluso, si hay una persona que está recogiendo el anterior, el siguiente le cae casi encima y por unos centímetros no le da en plena cabeza. ¿Qué no se fijan, qué la podrían haber liado pero… qué muy buena…? ¡Las insensateces solo las cometen los insensatos, que dos dedos de frente les falla… qué vergüenza y encima, se callan la boca y no son capaces de sacar la cara para pedir un mínimo perdón, se muerden los dientes y la lengua dentro, para que no les delate…!

La semana pasada, amaneció con dos + 1 + 3 huevos explotados y otros tantos en regueros por las paredes blancas… ¡qué muy guapas debían de estar! Pero, no es lo único que se tira, da lo mismo que sea de día o de noche, a todas horas les molestan las cosas en sus casas y en vez de ir a la bolsa de la basura, se deben pensar… ¡cómo no me toca recogerlo a mí, qué más da… que lo limpie la de abajo, que para eso están las terrazas… ya que no sirven para nada más, que al menos hagan acto de presencia en su limpieza…! Pues, no señoras, muy mal pensado. Resulta, que es un bien común, que hay que cuidar, y no se pueden tirar todas las cosas que a ustedes les sobren en casa, para eso mismo tienen “los cubos de la basura”, y no, las terrazas comunitarias.

Cuando la ropa tendida está en el patio de las cocheras, es muy fácil encontrarse por mis vecinas, trozos de pan en los pantalones, cubiertos de mesa, desperdicios de la comida y colillas a montones… ¡Qué gente más amable y más práctica solemos tener por vecinos comunitarios… son la mar de amables y considerados… sí que pagan la comunidad, pero no limpian las terrazas!

Pájaros, animalitos que comen alpiste, el desperdicio no va a una bolsa de basura, si no, que es más práctico y sencillo, tirarlo dos veces en semana al patio trasero de las cocheras… ¡qué más da, nadie me ve…!

Es una portería muy chula, con una puerta de hierro forjado verde y oro. ¿Dónde está? En Palencia, capital. En la calle Paseo de los Frailes, un número impar, que va después del número 3 y antes de llegar al 7.

Palencia, sábado 19 noviembre de 2011.

Firmado: Santos de la Puebla

(Salió publicado en el periódico local de la capital, el Diario Palentino, y recortado, por qué te has de limitar a un cierto número de palabras, o no te lo publican).